Una ruta creada conjuntamente con los estudiantes de Tecnología en Gastronomía del Centro de la Innovación, la Agroindustria y el Turismo del Servicio Nacional de Aprendizaje SENA.

domingo, 31 de mayo de 2009

Tres relatos gastronómicos

Inventando un postre

La experiencia que me llevó a ingresar al área de la cocina fue haber trabajado en el restaurante llamado: "Donde Alfonso", donde laboraba como mesero, y en sí, me iba muy bien, puesto que me querían mucho en el restaurante.

Un día la chef me dijo que le ayudara a hacer un postre, nos metimos a la cocina y empezamos a elaborarlo, así, de improvisto, ya que no teníamos los insumos necesarios, entonces no lo inventamos y la gente nos dijo que estaba muy rico; esto me incentivo muchísimo.

Luego, a diario, ella me decía que le ayudara, lo cual me gustó demasiado. Ese fue el momento que me llevó a decir: “me gusta el área de la gastronomía, metámonos de lleno”; y mi señora madre siempre me decía colabórame, pero como yo ya estaba apoyado por doña Ángela, la chef del restaurante, yo le decía: "no déjame, que yo te hago el almuerzo", lo cual me motivó demasiado.

Por: Julian Valencia Galeano

***

Arte y magia

¿Por qué me gusta la Gastronomía? Aunque es una pregunta tan simple, es compleja su respuesta… Simplemente puedo decir que me involucré en este maravilloso mundo de la manera menos pensada.

Soy una persona que ama el arte y me encanta poder expresar lo que siento por medio de él. Me introduje en este mundo gracias a mi mamá. Soy una encantada por el buen comer y el poder experimentar nuevos sabores en mi paladar.

No me imaginé que unas simples palabras de mi mamá me llevaran ahora a cumplir un sueño: “Ana, ayúdame a hacer el almuerzo”; de ahí en adelante me encantó poder colocarle a cada plato un toque y una magia… la sensación que sentía era única y simplemente inexplicable… Me sentía en un mundo tan grande pero yo tan pequeña, donde experimentaba sabores, olores, la combinación de los colores y las texturas.

Donde es complejo ver que una sencilla papa, se puede convertir en un delicioso platillo… esto lo podía asociar con un mago haciendo su truco, donde aparecían o desaparecían cosas a la vista de todos… pero lo curioso es que aquí se convierten.

Pero sobre todo, lo más placentero son unas palabras de agradecimiento y la cara de satisfacción en la persona que se está comiendo lo que tú, con tanto amor, le estas preparando…

Sencillamente no me imagino estudiando algo diferente a esto pues es la combinación prefecta entre poder expresar, crear e innovar.

Por: Ana María Alarcón Martínez

* * *

Oportunidad

27 de mayo 2009

Era una hermosa tarde, me sentía muy feliz porque al fin encontré mi verdadera pasión: la cocina. Así comienza mi historia.

Un día de diciembre del año 2006 salí de mis estudios de bachillerato, fue muy especial porque por fin logre la primera etapa de mi vida, ya el dilema para mí era qué estudiar; mis dos pasiones eran la Odontología y la Cocina, pero por circunstancias de la vida y por cuestiones de moda, mi primer experiencia universitaria fue en la universidad de Medellín donde estudié economía industrial, en la cual duré aproximadamente 4 semestres , mi razón por dejar los estudios fue la muerte de mis dos grandes amores mis dos abuelos ellos tenían mucho de mí .

Al poco tiempo de esta tragedia pasó algo impensado para mí, a mi padre le dio un derrame cerebral. Durante este tiempo me tocó hacerme cargo de sus negocios, hasta que por fin se recuperó y todo volvió a la normalidad.

Luego, tuve mi segunda experiencia universitaria en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid. En esta institución realicé estudios en instrumentación industrial durante aproximadamente 4 semestres. Los problemas ya argumentados, me llevaron a desertar por el bajo rendimiento.

El tiempo pasó y mi padre decidió ya no darme más educación pero yo le insistí durante unos 5 meses, hasta que accedió darme una oportunidad más; esa noticia fue espectacular para mí.

En ese momento ya tenía claro que mi verdadera pasión era la cocina. Al poco tiempo se presentó mi primera experiencia: un curso en el Sena de alta cocina, ese fue mi primera acercamiento a la cocina y ahí conocí personas espectaculares como la profesora Luz Elena, ella me motivó más a que estudiara en el Sena y le agradezco de todo corazón porque gracias a ella estoy donde estoy.
Al tiempo se me presentó la oportunidad de inscribirme, pasé todos los exámenes y estoy muy contento estudiando lo que yo quería: Gastronomía.

Para terminar tengo que decir algo, le doy gracias a Dios porque me dio la oportunidad de estar en esta institución y ponerme en el camino a todos los compañeros que tengo, porque son grandes personas y con un corazón tremendo los quiero y les agradezco toda la colaboración prestada hasta el momento y que sigamos así porque llegaremos a ser el mejor grupo de Gastronomía del mundo. Los quiero de corazón.

Por: Libardo Andrés Ochoa Vanegas.

Ruta gastronómica



Con este blog iniciamos una ruta gastronómica por los sabores y saberes culinarios del Oriente Antioqueño. En ella, personas depositarias de la memoria gustativa local serán nuestros referentes culturales. Nosotros, viajeros culinarios aprendices de nuestro entorno, exotizaremos lo propio, lo nuestro y lo heredado, que por su proximidad se nos ha escapado, y buscaremos dejar bajo un toque gourmet, los alimentos que en mayor o menor medida, desde siempre nos han conformado.

"Macho rusio", platillo presentado por Verónica Martínez y Rubiela Pérez de la Vereda Montañita, del municipio de Marinilla, en la Feria Regional de Culinaria y Semillas Nativas, Sabores y Saberes Ancestrales, organizado por la Acción Social - Red de Seguridad Alimentaria ReSA y la Universidad Católica de Oriente, dentro de los proyectos ReSA CUNA y ReSA Maíz - Frijol ejecutado en los municipios de Abejorral, Cocorná, El Carmen de Viboral, Marinilla y San Rafael. Fotografía tomada por Jorge Fidel Castro, el 29 de mayo de 2009.