Una ruta creada conjuntamente con los estudiantes de Tecnología en Gastronomía del Centro de la Innovación, la Agroindustria y el Turismo del Servicio Nacional de Aprendizaje SENA.

sábado, 25 de julio de 2009

Diario de campo 1

Fecha: 8 de Junio de 2009
Hora: 2:00pm
Lugar: Vereda la Laja, casa de Ruth Martínez
Participantes: Grupo tecnólogo en Gastronomía, Doña Ruth, Doña Ligia, Doña Belarmina, Don Omar











Eran las 2:00 p.m. cuando llegamos a la casa de Ruth (compañera de estudio), hacia un día soleado y seco, ella nos invitó a su casa, nos acogió amablemente y nos habló sobre las personas que conoceríamos; quienes eran las encargadas de contarnos y mostrarnos algunas preparaciones típicas de la región, hechas como antaño. Breves momentos después de instalarnos recibimos a doña Ruth y a doña Belarmina quienes se presentaron ante nosotros y nos explicaron de sus experiencias en cocina.



La primera preparación que degustamos fue una mazamorra pilada hecha por doña Belarmina, con maíz criollo a punta de pilón y maceta, la mazamorra estaba caliente y fue acompañada por leche y bocadillo, y mientras comíamos escuchábamos las preferencias y las historias sobre ésta misma preparación, por ejemplo: antiguamente se trillaba panela, envuelta en una tela blanca y con ayuda de una piedra, para que sirviera de acompañante. Según doña Belarmina la mazamorra debió servirse fría y sin leche “para probar bien su sabor”.



El relato de la primera preparación sirvió de abrebocas para contar acerca de muchas preparaciones más y sobre cómo desde sus abuelas y madres estas recetas han ido pasando de una generación a otra. Chorizos, morcilla, tamales, empanadas, natilla de maíz, gelatina de pata, cofio, velitas o tirudos de panela hicieron parte de la tertulia formada a partir de la comida, en donde también se compartió una bolita de leche, pasabocas elaborado por doña Ligia.

Después de la tertulia vino el algo…Todo preparado a la mejor forma de la abuela, hecho en campo, arepa de chocolo con quesito, pandequeso de maíz y chocolate. Las arepas de choclo fueron hechas por doña Otilia, quien no estuvo presente. Doña Ruth fue la que relató la receta de estas arepas; el quesito y los pandequesos fueron hechos por doña Ligia, y el chocolate por la anfitriona de la casa Ruth.



Quedaron a la espera las arepas de mote, hechas con ceniza y maíz “pelao”, pues mucho había sido ya lo consumido y poco el espacio que quedaba en nuestros estómagos; estas fueron elaboradas por doña Ligia en un horno ecológico (prototipo Corporación Autónoma Regional del Norte de Antioquia, CORNARE).

A eso de las 5:00 p.m., entre la repartición de las arepas de mote, para quienes deseaban comer y los agradecimientos a las señoras que nos permitieron hacer parte de su cultura gastronómica, se dio por finalizada la actividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario