Una ruta creada conjuntamente con los estudiantes de Tecnología en Gastronomía del Centro de la Innovación, la Agroindustria y el Turismo del Servicio Nacional de Aprendizaje SENA.

miércoles, 17 de junio de 2009

Relato de nacimiento

El nacimiento

Recuerdo los momentos de comitivas, como si fuera ayer, esos ratos en los que me sentía el “chefcito” del momento, pero sin nunca pensar que el arte de la gastronomía hacia parte de mi vida. En ese momento, en el que nos comíamos las papas crudas y el salchichón de pésima calidad, este era como un manjar de reyes para mí y para todos los amiguitos, con los que bastaba una pequeña zanja donde poníamos la olla para fritar. Esto en primer caso fue la semilla que dio comienzo al gran amor que hoy le tengo a la gastronomía.

En segunda instancia y quizá las hojas de este gran arte, fuel el haber estado al lado de mi abuela en los momentos en los que realizaba aquellas deliciosas tortas caseras, en donde yo era el facilitador de todos los ingredientes para dicha receta. Y qué decir de la lengua rellena con verduras y carne que hacía para las fechas especiales de sus nietos o hijos.

Y para terminar, otro hecho que dio impulso a este amor que hoy tengo por la gastronomía, fue tener que despachar a mi hermano y a mí, ya que mi madre trabajaba mucho y me daba pesar tener que levantarla para algo que yo podía hacer.

A partir de ese momento me fui apropiando más y más de la cocina, de mi cocina y en mi iba despertando un afán por preguntar e indagar sobre aquellos platos tan deliciosos que mi madre y abuela preparaban con tanto amor. Hasta llegar a lo que soy ahora una persona con expectativas grandes y claras para el futuro fructífero que voy a tener como dueño de un gran restaurante o quizás varios.

Por: Diego Alejandro Ramírez Macías

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario